Fútbol

RAÚL CASTILLO, UN ESTEPONERO MALAGUISTA

Raúl Castillo: “Pese a las derrotas, el equipo sigue mostrando buen juego e intensidad” El ayudante de Salva Ballesta en el filial malaguista está convencido que a pesar del último bache el momento del equipo “es bueno, y el trabajo se está haciendo” y, además, están cumpliendo con el objetivo de que los canteranos suban al primer equipo lo más preparados posible. Tras un inicio de liga de récord han llegado las primeras derrotas, ¿cómo ves el momento actual por el que pasa el Atlético Malagueño? Es bueno. Hemos dicho en muchas ocasiones que nuestro objetivo es convertir a los chicos en futbolistas profesionales, prepararles para que estén listos para cuando el primer equipo les requiera. Pese a estas derrotas, el buen juego sigue ahí, la intensidad en el campo, las llegadas a la portería contraria… el trabajo se está haciendo. Esta categoría y los campos no benefician en nada el juego que planteamos ni a la calidad técnica de nuestros futbolistas. ¿Choca el objetivo de formación con el objetivo deportivo o son compatibles? Nosotros trabajamos para las dos cosas. No hay que olvidar que dentro de la formación de un jugador, está incluida la competición. Nuestro objetivo principal es que cuando un jugador del filial sube con el primer equipo se nota la diferencia lo menos posible, y para eso trabajamos y entrenamos, pero eso no es incompatible con conseguir resultados. Son objetivos compatibles, pero no ambos son exigibles. ¿Qué características destacarías de este equipo? El grupo humano que se ha formado, es muy bueno. En los filiales suele haber muchos jugadores que miran sus propios intereses y sin embargo hemos dado con un grupo muy bueno, muy sano, muy unido, y con ganas de trabajar y de exigirse cada día más para convertirse en futbolistas profesionales. ¿Qué destacarías del míster? Principalmente, que es un gran gestor de grupo. Es una persona exigente, que cumple lo que dice, es una persona de palabra, pero sobretodo es un gran gestor de grupo, que ha conseguido que toda la plantilla esté a muerte con el proyecto. Y no sólo eso, sino que también se nota que todo el Club, la afición y la ciudad estén involucrado con el filial. ¿Cuáles son los requisitos para ser un buen segundo entrenador? Lo más importante es facilitar el trabajo al primer entrenador, a nivel táctico, a nivel de grupo… en todo lo que pueda necesitar. También es importante que se completamente, que se ayuden a cuestionar las propias decisiones, ya que, aunque siempre decide y tiene la última palabra el jefe, cuestionarlas te permite reforzar las decisiones que se toman y salir con una idea común. Al igual que Ballesta, pasaste de la delantera a la pizarra, ¿cuándo decidiste dar el paso de convertirte en técnico? Bueno, yo era delantero pero no de los buenos, era de los de “uy!” (risas). Cuando ascendimos a Tercera División con el Estepona hubo una renovación en la plantilla, y me di cuenta de que no debía abandonar algo que me gustaba tanto, así que me apunte a los cursos de entrenador, comencé a entrenar en las categorías inferiores del Estepona, y así fui, a curso y equipo por año hasta que conseguí el título nacional. Tras Estepona llegas al Málaga CF. Curiosamente, ahora estás con los mayores de La Academia, cuando el año pasado estabas con los más pequeños, el prebenjamín. Sí, si lo piensas es gracioso, aunque el cambio difícil no ha sido este año, porque ya estaba acostumbrado a tratar con futbolistas a los que puedes hablar de tu a tu. Me costó más adaptarme el año pasado a tratar con niños a los que tienes que formar, educarles, hablarles de otra manera… Eso sí, fue un año muy bueno que me permitió conocer cómo se trabaja en el Club. Y de ahí, al Atlético Malagueño, ¿cómo llego la oportunidad? Un día muy inesperado recibí una llamada de Salva Ballesta diciéndome que quería que fijáramos una reunión para ver la posibilidad de convertirme en su segundo entrenador. Me sorprendió porque no teníamos amistad, apenas trato, sólo nos habíamos saludado en alguna ocasión, y ahí estaba él, un profesional de élite, un ex jugador de primera división, con su gran trayectoria, buscándome a mí. Fue muy sorprendente. Y aceptaste sin pensarlo. Sentí que era el momento de dar un paso hacia adelante. Estoy encantado con estos tres meses que llevamos juntos. Cuando echo la vista atrás y pienso que me estoy dedicando a los que siempre quise y junto a un primer espada, solo pienso en seguir trabajando al máximo para conservarlo.   Medio: malagacf.com    ]]>

Escribir comentario


siete − = 4